El trauma y el estrés en la infancia llevan a la fibromialgia – Dr. David Brady

El trauma y el estrés en la infancia llevan a la fibromialgia – Dr. David Brady

Las experiencias traumáticas y los factores estresantes en la infancia han sido históricamente pasados ​​por alto como factores predisponentes en el desarrollo de diversos trastornos de dolor crónico y trastornos psiquiátricos, que incluyen fibromialgia, síndrome del intestino irritable, insomnio, depresión, ansiedad, trastorno de estrés postraumático y síndrome de fatiga crónica. Sin embargo, la marea está cambiando a medida que la investigación revela una correlación significativa entre el trauma infantil y la salud del adulto.

El sistema nervioso central se está desarrollando rápidamente durante la infancia y está condicionado a responder a diversos estímulos y factores estresantes que se encuentran en la vida. Cuando se encuentra una variedad de estímulos ambientales, se crean nuevas vías entre las células del cerebro en respuesta a cada estímulo. Por ejemplo, una experiencia placentera, como un abrazo de un padre o un alimento dulce, crea caminos que enseñan al cerebro a responder de manera placentera a esos estímulos. Del mismo modo, una experiencia aterradora creará y ejercerá caminos que responden con miedo. Este proceso de creación de nuevas vías en respuesta a los estímulos se conoce como neuroplasticidad. A medida que envejecemos, la neuroplasticidad disminuye, lo que significa que es más difícil desarrollar nuevas vías y ajustar las respuestas de nuestro cerebro a los estímulos. Los niños tienen una clara ventaja al poseer un alto grado de neuroplasticidad. Sin embargo, esto también resalta la importancia de proporcionar estímulos significativos al cerebro en desarrollo, para garantizar el desarrollo de vías positivas.

En presencia de un fuerte sistema de apoyo y factores estresantes normales y de corta duración, las respuestas de estrés de un niño se activan y amortiguan de manera adecuada a través de relaciones de apoyo. De esta manera, las vías positivas se desarrollan en el cerebro y entrenan al sistema nervioso a responder adecuadamente a los factores estresantes normales de la vida. A medida que el cerebro se encuentra con varios factores estresantes, se crea una capacidad de recuperación saludable para que puedan experimentarse circunstancias cada vez más estresantes con las respuestas biológicas normales.

En ausencia de relaciones de apoyo o en presencia de factores estresantes extremos y / o de larga duración, la respuesta al estrés se activa de manera inadecuada y puede afectar negativamente el desarrollo del cerebro y del sistema neurológico. A medida que se activan las regiones del cerebro que son responsables del miedo, la ansiedad y las respuestas impulsivas, se desarrollan vías neuronales que favorecen a estas regiones del cerebro. Posteriormente, las regiones del cerebro que son responsables del razonamiento, la planificación y el control del comportamiento pueden carecer de vías adecuadas, lo que lleva a una propensión a las emociones negativas como el miedo, la ansiedad, los ataques de pánico y la depresión.

La respuesta al estrés humano provoca una cascada de eventos que afectan el cerebro, el sistema neurológico y varias glándulas y hormonas endocrinas, lo que explica su amplia influencia sobre la salud. La respuesta al estrés comienza cuando las neuronas experimentan factores de estrés o estímulos ambientales, traducen los estímulos en mensajes y los envían a lo largo de varias vías del cerebro para su interpretación y respuesta. Durante estas actividades, se activa la producción de sustancias químicas del cerebro, conocidas como neurotransmisores. Los neurotransmisores envían mensajes a otras regiones del cerebro y otros órganos. Estos químicos se comunican con las glándulas suprarrenales (del sistema endocrino), que luego producen hormonas como el cortisol y la epinefrina (adrenalina). Estas hormonas son responsables de la respuesta tradicional de “lucha y huida” ante factores estresantes traumáticos o peligrosos. Si bien estos son útiles si necesitamos esquivar una bola o un accidente automovilístico, la activación crónica de estas hormonas puede debilitar la salud del sistema inmunológico, el intestino, los sistemas energéticos y la percepción del dolor, lo que contribuye a diversos problemas de salud, como el síndrome del intestino irritable. síndrome de fatiga crónica y fibromialgia. Cuando la respuesta al estrés se activa en exceso durante la infancia, se vuelve hipervigente y tiene dificultades para mantener el equilibrio en la edad adulta. síndrome de fatiga crónica y fibromialgia. Cuando la respuesta al estrés se activa en exceso durante la infancia, se vuelve hipervigente y tiene dificultades para mantener el equilibrio en la edad adulta. síndrome de fatiga crónica y fibromialgia. Cuando la respuesta al estrés se activa en exceso durante la infancia, se vuelve hipervigente y tiene dificultades para mantener el equilibrio en la edad adulta.

De acuerdo con la Red Nacional de Estrés Traumático Infantil, los factores de estrés traumático más comunes que afectan a los niños incluyen accidentes, traumas físicos, abuso, negligencia y exposición a la violencia doméstica y comunitaria. Otros factores de estrés impactantes incluyen la muerte de un miembro de la familia, el divorcio, el abuso de drogas o alcohol y los desastres naturales. Cuando se los encuentra durante la infancia, estos factores estresantes traumáticos precondicionan el sistema neurológico y el sistema de respuesta al estrés para producir respuestas exageradas a los estímulos normales. La fibromialgia y el síndrome del intestino irritable son dos ejemplos de respuestas neurológicas hipervigentes. Los estímulos normales, como el viento que sopla en la cara o la ropa que roza la piel, pueden producir sensaciones dolorosas en las personas con fibromialgia, lo que ilustra una respuesta exagerada al dolor. Los factores estresantes normales que activan el sistema neurológico para estimular de manera inadecuada los músculos del intestino, lo que provoca un estreñimiento alterno y diarrea espástica, es un signo clásico de síndrome del intestino irritable. La respuesta al dolor también se incrementa en las personas con síndrome del intestino irritable, que causa dolor abdominal.

Actualmente, se desconocen las causas específicas de las afecciones asociadas con el dolor crónico y la fatiga, como la fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica; sin embargo, casi dos décadas de investigación han apuntado fuertemente a los factores estresantes de la primera infancia como factores de riesgo significativos para iniciar estas condiciones. Si bien no todos los niños que han estado expuestos a factores estresantes traumáticos experimentarán calamidades emocionales y de la salud física, la investigación muestra que los niños expuestos a eventos traumáticos o factores estresantes de larga duración tienen 2,7 veces más probabilidades de experimentar condiciones somáticas funcionales (condiciones funcionalmente debilitantes para las cuales no se distinguen). se puede determinar la causa), como la fibromialgia, el síndrome de fatiga crónica, el dolor crónico, el síndrome del intestino irritable y otros. Adicionalmente, estas condiciones comúnmente existen con condiciones psiquiátricas como la ansiedad y la depresión. La edad en que se experimenta el trauma o el estrés, su duración e incluso el tipo de trauma no parece cambiar esta estadística alarmante.

Teniendo en cuenta la creciente prevalencia de condiciones somáticas funcionales, problemas emocionales y psiquiátricos, es importante tener en cuenta la influencia de las experiencias infantiles en el desarrollo de estas condiciones. La morada sobre el trauma pasado no siempre es útil para apoyar la salud y la curación, y en realidad puede ser contraproducente; sin embargo, comprender su influencia sobre la salud es útil para poder identificar adecuadamente las condiciones de salud difíciles de alcanzar, como la fibromialgia. También es importante comprender el propósito de proteger a las generaciones futuras de los efectos debilitantes de los traumas y factores estresantes infantiles. Finalmente, sirve como una buena ilustración del éxito de un enfoque de medicina funcional,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: Content is protected !!